Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Una supuesta reforma de la carretera que cruza Gredos de norte a sur, emulando la primera configuración del paso de Despeñaperros de la A-4,  ha sido la incentada de este año en Gredos.info.

Dos calzadas separadas decenas de kilómetros, con un buen puñado de vías alternativas para poder conseguir ir de un sitio a otro, es lo que la inocentada quería reflejar, pero que si se comprueba en un mapa, es un verdadero disparate.

Más de 7.500 visitas la ha convertido en la noticia más vista en la historia de Gredos.info. Así era la noticia que se publicó a las 0:00 del 28 de diciembre:

En el nuevo texto que el Ejecutivo nacional está preparando para intentar la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018, se incluye una partida de más de 65 millones de euros para el aumento de la capacidad de la N-502 entre Ávila y Talavera de la Reina, pero dejando la vía actual como de sólo bajada.

65 millones y medio de euros son los que el Ministerio de Fomento quiere invertir en aumentar la capacidad de la carretera N-502 entre la AV-20 y la A-5, convirtiendo a esta en una alternativa por carretera a los vehículos que quieran trasladarse entre Valladolid y Extremadura o Castilla-La Mancha. Esta alternativa tendrá una configuración poco convencional entre las localidades de Arenas de San Pedro y Ávila, pues no será un desdoblamiento al uso de la vía, sino que se utilizarán dos calzadas existentes para cada uno de los sentidos de la marcha, con una configuración parecida al antiguo paso de Despeñaperros en la A-4. La nomenclatura que se utilizará para la vía será la de A-51, pero en la zona de Gredos será A-51a para el sentido sur, y A-51b para el sentido norte.

En sentido sur, la A-51a será la actual calzada de la N-502 desde la AV-20 en Ávila, realizando nuevas las variantes de los municipios de Solosancho, Robledillo, Cuevas del Valle y Mombeltrán. En ese tramo existirán dos carriles para dicho sentido, prohibiendose el sentido norte por dicha vía, excepto en tramos habilitados para ello en los que no haya una vía alternativa, construyéndose carriles separados físicamente de la actual carretera.

En sentido norte, la A-51b será la actual calzada pero renovada de las carreteras AV-P-706 en las cercanías de Santa Cruz del Valle, la AV-913 en el Puerto de Serranillos, y la AV-900 entre Burgohondo y Ávila, donde se realizará un enlace nuevo con la AV-20. También en este sentido se tendrán dos carriles para la marcha, teniendo prohibido también el sentido sur excepto en tramos habilitados porque no exista una vía alternativa.

En la partida presupuestaria se incluye la información necesaria para los vecinos de la zona, ya que tendrán que cambiar los hábitos de desplazamiento. Pero también se incluye la mejora de otras vías para poder conseguir la movilidad necesaria en las distintas zonas.

Por ejemplo, los residentes de municipios como Hoyos del Espino, Navarredonda de Gredos o San Martín del Pimpollar que deseen dirigirse a Ávila no podrán hacerlo por la Venta de Rasquilla, sino que tendrán que desviarse en San Martín del Pimpollar hasta Cepeda de la Mora, cuya vía será completamente reformada, y desde ahí continuar hacia Navalacruz, nuevamente por la vía actual que será remodelada, y de ahí hasta Navalmoral donde podrán continuar viaje por la nueva A-51b hasta la capital. El incremento en kilómetros será en algo más de 15, pero en tiempo se reducirá 12 minutos el trayecto.

También en el Barranco de las Cinco Villas tendrán que cambiar sus desplazamientos. Por ejemplo, ir de Mombeltrán a Cuevas del Valle tendrá que realizarse a través de Villarejo del Valle, por una AV-922 que también está prevista su reforma.

Sólo dos tramos de la nueva vía tendrán doble sentido, uno será entre Mengamuñoz y La Hija de Dios, y el otro entre la Venta de Rasquilla y la Venta del Obispo, donde no existen vías alternativas para circular en sentido contrario a la futura A-51a. Ahí se ampliará la calzada actual a un tercer carril, separado mediante una mediana de hormigón, que permitirá el sentido contrario a la marcha.

Entre Mombeltrán y la autovía A-5, la futura autovía será una vía convencional de doble calzada y dos sentidos de marcha hasta las inmediaciones de Talavera de la Reina. La velocidad de esta nueva vía estará entre 50 y 100 km/h según los tramos. Se prevé la instalación de 8 radares de poste y dos de tramo en las zonas más peligrosas.

En caso de aprobarse los Presupuestos Generales del Estado en enero, la obra estaría finalizada a finales de 2018.